Syndicat de journalistes CGT - section de l’Agence France-Presse

Agence France-Presse Branch of the French National CGT Journalists' Union (SNJ-CGT)


Portada del sitio

 

CGT: La AFP debe mantener su indepencia

 

Crisis económica y política tornan febriles a gobiernos y patrones. El control de la información es determinante para evitar toda explosición social de envergadura. Las concentraciones de los medios de información se aceleran por ello en beneficio de los grandes grupos industriales ligados al Estado; el presidente de la República se arroga el derecho de nombrar a los dirigentes de France Télévision y de Radio France.

En ese contexto, está en juego el porvenir de la AFP, proveedora de información a todos los medios informativos. En efecto, su estatuto hace de ella uno de los últimos medios independientes de los poderes del dinero; la agencia se ve gravemente amenazada por un proyecto de reforma de su estatuto, a pedido del gobierno.

So pretexto de la crisis, de falta de posibilidades financieras, el presidente de la agencia prevé poner fin al estatuto de 1957, llamado estatuto de la Libertad, para hacer entrar accionistas y preparar la privatización de la única agencia mundial de información no anglosajona.

La decisión de modificar el estatuto de la AFP es puramente política. El presidente de la República, al término de los Estados Generales de la Presa, supo encontrar 600 millones de euros para ayudar a la patronal de la prensa y decenas de miles de millones fueron prestados para salvar el sistema bancario o la industria automotriz ¿Cómo comprender que no es posible destinar recursos para desarrollar la AFP?

Para la CGT, este ataque al estatuto de la agencia debe considerarse en el mismo plano que las amenazas que pesan sobre el estatuto de La Poste (el organismo público de correos) y sobre las misiones de la Investigación, de la Salud, de la enseñanza, etc.

La CGT estima que la entrada de accionistas a la AFP es contraria al mantenimiento de una agencia independiente que provee una información de calidad reconocida por todos. La AFP no debe pasar bajo control de los poderes del dinero.

La presencia de una AFP fuerte, como la quisieron los legisladores en 1957, es una garantía del pluralismo de las fuentes y de una información segura y verificada, necesaria para los profesionales de la prensa y para la opinión pública.

Se trata de un derecho constitucional que la CGT contribuirá a defender.

Montreuil, 9 de abril de 2009

Este texto está disponible asimismo en el sitio web de la CGT: http://www.cgt.fr/spip.php?article35954.